• CADA VIDA ES VALIOSA PARA DIOS

    “Porque el hijo del hombre vino a buscar y salvar lo que se había perdido”. (Lc. 19:10)

    Era una tarde del mes de diciembre, cuando un mensajero llego al hogar de la señora Adriana Valer… la casa contaba con tres puertas, llamó a la primera y nadie respondió, continuó y tocó la segunda, salió una señorita para atender. De inmediato el mensajero se presentó y explico que desarrollaba una campaña de salud integral y Psicología Familiar, ella pregunto con interés: “¿Psicología familiar? ¿Usted habla de Psicología?” Claro respondió el mensajero, entonces dijo: “espere un momento por favor”, al rato salió una dama de edad madura, tenía un rostro triste y preocupado. ¿Usted es Psicólogo? Pregunto, a lo que el colportor afirmo: “Apreciada señora, mi trabajo y mis estudios tiene mucho que ver con la mente y las emociones de las personas”. Bastó esto para que le invitara a pasar y empezara a compartir los problemas que atravesaba.

    Tengo cinco hijos, dijo, un varón y cuatro mujeres. Mi hija Mary de 19 años, hace un año conoció y se enamoró de un joven en el instituto y ella se ilusiono mucho. El mensajero pregunto: ¿Ud. Ya habló con su hija? La verdad no, contesto. Yo soy padre y madre para mis hijos, mi esposo nos abandonó ya hace muchos años, yo trabajo casi todo el tiempo para poder mantenerlos. Usted comprenderá porque no he podido hablar mucho con mis hijos. Y hace un mes y medio ocurrió lo inesperado, mi hija Mary quedo embarazada, le conto a su enamorado y el muchacho se asustó, no dijo nada, solo se fue. Desapareció sin dar ninguna explicación, luego de unos días supimos que se suicidó. Este hecho ha sido muy traumático para mi hija, tanto así, que desde de ayer; se ha estado despidiendo por el celular de todas sus amigas, anunciando que se va a matar, porque para ella la vida ya no tiene sentido. El mensajero pregunto: ¿Y Usted cuándo descubrió todo esto? Mi hija mayor ésta mañana, mientras revisaba el celular de su hermana se percató de los mensajes, respondió; ¿Qué hago joven?, ¿Qué le digo? pregunto entre lágrimas. El mensajero sorprendido comenzó a hablarle: Señora Adriana tranquilícese, no se angustie, vera ¡hay esperanza! ¡confié en el Señor Jesús! Todavía pueden ser ayudadas.

    Él explico que traía un valioso manual relacionado a estos problemas. Luego presentó el libro: “Como formar hijos vencedores” el cual ella lo adquirió sin ninguna objeción.

    Finalmente el mensajero pronuncio: Señora Adriana quisiera hacer una oración por usted y especialmente por su hija Mary, porque Dios es el que da la verdadera paz, él pone la calma cuando el alma sufre y arrodillándose oraron, antes de retirarse el mensajero ofreció un estudio Bíblico y ella acepto.

    Ya pasaron dos meses de este incidente, Adriana y sus hijas estudiaron la Biblia y encontraron que “Jesús es la Gran Esperanza” y fruto de ello el sábado 25 de febrero del 2012 Adriana y sus hijas Mary, Luz y Susy decidieron sellar su pacto de amor con nuestro Señor a través del Santo bautismo.

    Jonatán Isaac Punto Sosa
  • En 2007 Héctor ya estaba casado y tenía 2 hijos, en su corazón deseaba servir a Dios de una forma más intensa, fue cuando en una lectura de una matutina, Héctor leyó  sobre importancia de hacer algo grandioso para Dios, él en su oración dijo ¿Qué debo hacer Señor? Y Dios le respondió a través de una revista adventista, donde halló el testimonio de 4 colportores, allí entendió la voluntad de Dios para su vida y dejo su trabajo y decidió ser un colportor.

    Y al hablar con su pastor del distrito fue incentivado a estudiar teología y allí Héctor entendió plenamente  su llamado  y el 25 de Noviembre  de 2007 hizo el examen para estudiar teología en la UPeU, y en la misma semana Héctor participó de una capacitación para colportores y empezó a colportar y por la gracia de Dios al finalizar la campaña logró su beca a través del colportaje y hasta fines de 2012 sus estudios y de su familia fueron costeados a través del trabajo del colportaje.

    Héctor se graduó en 2012 y hoy es pastor director de publicaciones en el Perú

    Héctor, comprendió cual importante es el colportaje para un joven adventista y realizar sus sueños y estudiar en una universidad adventista.

    Hector Soncco
  • Los hermanos García son de Cajamarca, de una familia de 9 hermanos y desde su pequeñez cuando leían los libros del Espíritu de profecía  que hablaban sobre los Valdenses y los colportores sentían el deseo de estudiar Teología. Conforme los años pasaban iban creciendo y ya estaban trabajando en la agricultura con sus padres, fue cuando hablaron de este sueño con su pastor de distrito, el pastor los incentivó a entrar en el colportaje y fue allí que conocieron el proyecto universitario Sueña en Grande.

    Los dos participaron del proyecto y hoy están estudiando Teología en la UPeU.

    Edgardo y José García

    Hermanos García
  • Gavina Lili Díaz Mori es  del Departamento de Amazonas, distrito de Omia  en Rodríguez Mendonza, ella es la tercera de una familia de 7 hermanos.

    Desde su adolescencia  observaba  a los colportores que llegaban a su ciudad para evangelizar a través de la página impresa, ellos hacían programaciones en su iglesia y en algunas ocasiones eran invitados por sus padres para almorzar en su casa, donde compartían experiencias vividas en las visitas.

    Hasta sus primos y algunos de sus hermanos  se unieron al colportaje.

     A fines del año de 2009 Gavina se graduó en la secundaria y tenía un sueño de estudiar Contabilidad en la UPeU, pero no tenía recursos financieros para empezar una carrera, fue entonces que ella recibió una invitación de un Director de publicaciones para participar del Proyecto Sueña en Grande.

    Ella colportó durante el año de 2010 en las Ciudades Lima, Pisco, etc. Logro su beca, su bonificación y en el 2011 torno su sueño una realidad empezando a estudiar Contabilidad en la UPeU -Tarapoto.

    Ahora en 2013  Gavina estará concluyendo su VI Ciclo de Contabilidad y cada verano sale  a colportar, logrado su beca y dando continuidad a sus estudios.

    Gavina dice que  a través del plan Sueña en Grande  aparte de su ganancia ella desarrollo una mejor comunión  con Dios, a servir  a las personas y ser más amable y aun invita todos los jóvenes que terminaron  la secundaria y todavía no estudian, que participen del Proyecto Sueña en Grande  así como ella y comienza estudiar.

    Gavina Lili Diaz Mori

    Contabilidad y Finanzas V ciclo

    UPeU Tarapoto

    Gavina Lili Díaz Mori
  • Cuando Jonatan  tenía 13 años él tenía ganas de servir al Señor, pero no sabía cómo, entonces en un sueño  Dios le mostro a Jonatan que él estaba predicando atrás de un pulpito transparente y bien internado, fue allí  que el sintió por primera vez que Dios lo estaba llamado para ser un estudiante de teología.

    Los años pasaron y Jonatan  empezó a trabajar en un taller mecánico en Lima olvidándose del plan de Dios para su vida, pero Dios una vez más hablo con él a través de su tía y de una amiga ,ellas le dijeron a él que donde él estaba trabajando no lograría recursos para cancelar sus estudios en teología, entonces su tía en este momento lo invito a buscar al Director de Publicaciones de su asociación, el pastor habló sobre el plan Sueña en Grande , Jonatan dejo su trabajo y comenzó a colportar en un Equipo de Jóvenes que así como él tenían el deseo de estudiar en la Universidad  Peruana Unión.

    Jonatan colportor por casi un año  y  Dios le dio los recursos necesarios para empezar sus estudios en la UPeU y aun comprar su primer  terrenito.

    Hoy Jonatan Gabancho es alumno del primer año de teología en la universidad Peruana Unión.

    Jonatan Gabancho Carrasco